Mediante la educación y la promoción humana, colaboramos con el hombre en su proceso de plena realización, para que surja como persona consciente de su dignidad, sana, crítica, abierta a los valores trascendentes y comprometidos con el Reino en la creación de una sociedad más justa y más humana. (nº 56 Constitución Agustinas Misioneras)​.

Como centro educativo:   

- Lograr la formación integral de la persona.

- Contribuir al despliegue de las aptitudes personales, estimulando la libertad, la responsabilidad, la educación emocional, el diálogo, la creatividad y la investigación científica.

- Contemplar la formación como transformación.

- Fomentar valores universales como el respeto, la libertad, la igualdad, la paz, la ecología, la participación, la solidaridad y la convivencia.

- Educar progresivamente a los alumnos desde la realidad social, cultural y científica.

- Globalizar la mirada sobre la realidad social e intentar perspectivas universales.

- Desarrolar la competencias educativas privilegiando la competencia espiritual.

- Afirmar de forma práctica la interculturalidad.

- Favorecer la enseñanza personalizada.

- Crear hábitos de trabajo personal y en grupo con un marcado espíritu creativo.

Como Centro Educativo Católico:

- Acoger a los alumnos en su realidad concreta  y ofrecerles un modelo de Centro educativo que además de garantizar un alto grado de competencia profesional, les ayude a descubrir el sentido profundo de sus vidad.

- Entender la Escuela Católica como 'lugar de evangelización'

- Anunciar explícitamente la persona y el mensaje salvador de Jesús.

- Transmitir una educación cristiana que haga posible la experiencia personal y comunitaria de la fe.

- Cultivar una educación moral.

- Acompañar en la fe y la vivencia progresiva de la vida sacramental.

- Fortalecer y subrayar la improtancia del Departamento de Pastoral.

Como Centro Educativo Agustiniano

- Formar a los educadores.

- Educar para el estudio, la reflexión y la interioridad.

- Desarrollar la dimensión humana de la interioridad.

- Crear un clima educativo, de cercanía, gratitud y cordialidad que fomentar la alegría del corazón.

- Iniciar al alumno en la vivencia de la amistad como proceso de apertura a los demás.