Somos una Congregación de inconfundible acento agustiniano, que comenzó con un grupo de mujeres sencillas y humildes, quienes equipadas de incondicional disponibilidad, abandonaron su apacible retiro para fundar un noviciado en Madrid el día 6 de mayo de 1890.
La interioridad y la búsqueda de Dios son nuestras principales características. Esa dimensión contemplativa desde la que experimentamos a Dios como Maestro interior y le descubrimos actuando en la historia del hombre y del mundo.
La disponibilidad para ser enviadas a donde los compromisos apostólicos nos lo soliciten, de modo que hagamos allí presente el REINO por la fraternidad.
Actualmente las 500 Agustinas Misioneras, extendidas por 15 países, compartimos el carisma congregacional desde la misión en España, Italia, Brasil, Colombia, Perú, Argentina, Chile, El Caribe, Argelia, Tanzania, Kenia, Guinea Ecuatorial, Mozambique, India y China.

Son ellos los que nos permiten vivir el don que corporativamente nos ha   concedido el Espíritu. Nuestros ideales y realizaciones concretas se centran siempre en la de los “pequeños del Reino” sirviendo preferencialmente en los ambientes pobres y necesitados y en los territorios de Misión, procurando realizar una clara acción educativa que les ayude a crecer en:
- La conciencia de su dignidad
- La apertura a valores trascedentes
- El compromiso con el Reino en la creación de una sociedad más justa y más humana